Logo

El Galaxy S está sin Froyo debido a que Samsung cobra a las operadoras por actualizar Android en los móviles

Siguiendo con el drama del dispositivo móvil Android más vendido, se acaba de publicar información sobre los acuerdos de confidencialidad entre las operadoras móviles y los fabricantes de dispositivos móvil, concretamente sobre la forma en cómo Samsung negocia el Android Galaxy S.

Según una fuente anónima, el problema de la actualización de Android 2.2 en el Galaxy S se debe a las políticas económicas impuestas por Samsung a las telecos y no a problemas de hardware. En otras palabras, el problema se debe a que el operador móvil tiene que pagar a Samsung por actualizar cada dispositivo Android.

El contrato desarrollado entre un fabricante de dispositivos móviles y las telecos  estipula tres tipos de actualizaciones de software
- Actualización critica: actualizaciones ocasionadas por un software defectuoso que original mal funcionamiento del dispositivo (ejemplo: sobrecalentamiento del dispositivo). Normalmente este tipo de actualización es entregado a las operadoras móviles de forma gratuita.
- Actualización de mantenimiento: actualizaciones de rutina para resolver errores y problemas reportados por las operadoras móviles. Normalmente tienen un costo mínimo.
- Actualización de función: actualizaciones que agregan nuevas características al software que no estaba presente anteriormente. Este tipo de actualización es muy costosa para las telecos.

Anteriormente, los dispositivos móviles tenían un firmware que casi nunca se actualizaba, no era un sistema operativo propiamente dicho, las operadoras no tenían la “necesidad” de actualizar el firmware.

Ahora que el sistema operativo Android ha crecido aceleradamente y se actualiza constantemente, las reglas de juego han cambiado

Los fabricantes como HTC y Motorola no se hacen problemas, la actualización de Android de una versión a otra es considerada como una actualización de mantenimiento. Es razonable, el trabajo los realizan en Android Open Source Project.

Contrario a los fabricantes mencionados, Samsung considera que llevar una nueva versión de Android en los dispositivos móviles es una actualización del tipo función.

Por tal motivo, todas las telecos de Estados Unidos que  ofrecen los móviles fabricados por Samsung han decidido no pagar -- no actualizar sus dispositivos a Android 2.2 hasta el dispositivo móvil se degrade con el tiempo y Samsung decida no cobrar.

Este es el panorama en Estados Unidos, suponemos que en el resto del mundo las negociaciones de Samsung son similares ya que Froyo aparece poco a poco, operador por operador…

Creo que las telecos deberían estar obligados a ser transparentes, decir “Dispositivo móvil Android no actualizable” al momento de vender.

Un comentario realizado... y tú qué opinas?

Realizar comentario